Dónde cabe la fortuna de Oswaldo Cisneros

 Dónde cabe la fortuna de Oswaldo Cisneros

Publicamos este texto que ha distribuido el periodista Juan Carlos Zapata.

Por Juan Carlos Zapata.- Cabría pensar que hay dinero para las 10 partes, y para muchos más, los bancos, los bufetes de abogados, los asesores, el organismo tributario, Seniat. Pues no es pequeña la fortuna que dejó Oswaldo Cisneros.

De acuerdo a los números de Forbes, la primera fortuna de Venezuela sería la del banquero Juan Carlos Escotet, con 5.000 millones de dólares. ¿Y quién sigue? En otros tiempos, esa cifra se le atribuía también a Gustavo Cisneros y a Lorenzo Mendoza. Pero Gustavo Cisneros se vino abajo. Ya no cuenta con la plataforma llamada Venezuela, y de paso, al producirse la división con su hermano Ricardo, fue bajando el monto y no alcanza a los 1.000 millones de dólares. En cambio, Ricardo, dicen los entendidos, lo supera.

La fortuna de Mendoza tampoco es suya, exclusiva, es familiar, y allí caben varios nombres. Los entendidos también precisan que respecto a Escotet, lo que pasa es que el volumen está bien vestido, con un grupo financiero que opera en España y Portugal, Panamá y Venezuela, y Estados Unidos, fundamentalmente. El traje, a veces, no lo dice todo. Sin embargo, no es objeto poner en duda lo que posee. Lo que importa precisar es que de manera individual, la de Oswaldo Cisneros es la segunda fortuna del país, cuando se habla de plata bien habida. La calculan los expertos en  alrededor de 3.000 millones de dólares. Puede haber otras con montos similares y hasta mayores. Sin embargo, son esas las tóxicas, las producidas en operaciones oscuras; es el dinero de los boliburgueses. La de Oswaldo Cisneros, sin ser un amo del valle, ya pasaba por ser una fortuna tradicional, hecha a pulso, con trabajo y con ingenio.

Oswaldo Cisneros despidió el siglo XX con aquella operación que le dio la vuelta al mundo de entregarle el mercado venezolano de las gaseosas a Coca Cola, cortando su relación de décadas con Pepsi Cola. Inició el siglo XXI, vendiendo Telcel a Telefónica, y luego haciendo grande a Digitel. Esas operaciones fueron ganancias líquidas. Y eso marca la diferencia con los otros millonarios. En los últimos años había incursionado en petróleo, negocio en el que, según algunos cálculos, perdió 400 millones de dólares, pero nunca se le vio amargado, tal vez arrepentido por haber oído algunos cantos de sirenas, él que era realista y práctico. Aquella cifra que se le atribuye está por confirmarse. Como dijo un banquero, hay que netear activos, hay que ver cuentas en el exterior, hay que ver los pasivos, pues era un hombre que, aun con tanta liquidez, prefería apalancarse en los negocios.

El testamento le otorga al albacea poderes extraordinarios para levantar el inventario. Y en eso andan. Pero, en tanto, la lucha de las partes apenas ha comenzado. Tal vez Oswaldo Cisneros no descartaba que tales eventos podían ocurrir.  Porque era conocida la rivalidad familiar, que hoy aflora y se hace pública.

La Bola De Fuego

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

creado por: low-cost-web.com - Diseño Web