El fabricante de armas que se aprovechó de los nazis para salvar judíos

 El fabricante de armas que se aprovechó de los nazis para salvar judíos

Oskar y Emilie Schindler

Por Sofía Nederr.- Oskar Schindler quedó registrado en la historia cuando dispuso el espacio de sus fábricas de armamento para liberar a cerca de 1.200 judíos y librarlos del horror del Holocausto. De allí que evitó su deportación al campo de concentración en Auschwitz, Polonia durante la Segunda Guerra Mundial.

De etnia alemana y religión católica, Schindler nació en, 1908, Zwittau, Moravia, en la República Checa y falleció, en 1974.

En 1943, en los tiempos en que Alemania invadió Polonia, se fue a Cracovia para dirigir dos fábricas de utensilios domésticos de hierro esmaltado que habían pertenecido a los judíos. Hombre de negocios, Schindler, inauguró después una tercera fábrica, cuyos empleados eran en su mayoría judíos.

El empresario asumió decisiones que lo llevaron al rescate de los judíos del Holocausto.  En 1944, cuando el ejército soviético avanzó hacia Polonia, Schindler logró la autorización para instalar su fábrica en la región de los Sudetes, una cordillera ubicada en Europa Central, y transformarla en una empresa de armamento. 

La lista

Allí se dio una nueva oportunidad de albergar a los trabajadores judíos: Pudo transferir a la fábrica a 700-800 hombres del campo de concentración de Gross-Rosen y cerca de 300 mujeres de Auschwitz. Los nombres de los trabajadores quedaron registrados en una nómina que se conoció como “La lista de Schindler”.

Esa lista y todo el camino que siguió el empresario para rescatar a los judíos fue llevada a la gran pantalla, en 1993, por Steven Spielberg. Con el título original “Schindler’s List”, el filme fue protagonizado por el actor Liam Nelson.  La película se basa en la novela “El arca de Schindler”, escrita por el australiano Thomas Keneally.

Oskar Schindler en la interpretación de Liam Neeson en la película de Steven Spielberg

En una de las escenas más significativas del filme, el tren que transportaba a las mujeres y las niñas camino hacia Brinnlitz, acaba erróneamente en Auschwitz. En la secuencia, se aprecia cómo las mujeres y las niñas son obligadas a desnudarse y a entrar en unas duchas que sugiere son cámaras de gas.

“Ni Oskar ni yo somos héroes; salvamos a esa gente porque eran personas. Hicimos lo que había que hacer. Lástima que no pudimos salvar a más personas del horror que la gente de Hitler desató en Europa», decía la esposa del empresario, Emilie Schindler.

Matrimonio por conveniencia

Oskar Schindler se casó por conveniencia con Emilie Pelzl y se mudó a casa de sus suegros. Dentro de sus trabajos, Schindler buscó trabajo en un banco y comenzó a espiar para la Abwher, el servicio de inteligencia militar de la Alemania Nazi. En ese tiempo tenía problemas con la bebida y estaba endeudado.

El final de la guerra

Cuando finaliza la guerra Schindler ya había gastado su fortuna en sobornos y suministros para sus empleados. No logró prosperar en los años siguientes, sin embargo, logró sobrevivir gracias a las donaciones de los “judíos de Schindler” que les llegaron de todo el mundo.

La Bola De Fuego

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

creado por: low-cost-web.com - Diseño Web