Hermine Braunsteiner, “La Yegua” nazi que pateaba a los judíos

 Hermine Braunsteiner, “La Yegua” nazi que pateaba a los judíos

Hermine Braunsteiner “La Yegua”, quien falleció en 1999, fue acusada por muchos prisioneros de azotarlos con el látigo

Por Sofía Nederr.- Hermine Braunsteiner conocida como “La Yegua” fue registrada por su sadismo en los campos de concentración de Ravensbrück, construido en Alemania para mujeres, y Majdanek ubicado en Polonia. Allí, Braunsteiner, una guardiana nazi (Aufseherin) que se dedicó a dar patadas a mujeres y niños, algunos de los cuales les causó la muerte.

A la guardiana, que a veces disparaba contra sus víctimas, se le imputaron 200.000 crímenes, sin embargo, logró librarse de los cargos judiciales y comenzar una nueva vida en Estados Unidos.

Criada en una estricta educación católica, Hermine Braunsteiner era la menor de siete hermanos y nació en Viena (Austria) en 1919. Su familia era humilde y pertenecía a la clase trabajadora.

El entrenamiento de Braunsteiner como “Ausfseherin” (guardiana nazi) inició en 1939 en el campamento de Ravensbrück. Ese constituyó su primer destino como una guardiana más a cargo de un número determinado de confinados.

Antes de eso, la mujer no pudo lograr su aspiración de ser enfermera y también trabajó como empleada doméstica. En 1938, luego de la fusión de Alemania y Austria, la guardiana se convirtió en ciudadana alemana.

A latigazos 

“La Yegua”, quien falleció en 1999, fue acusada por muchos prisioneros de azotarlos con el látigo. El superviviente Aaron Kaufman relató que la Aufseherin Hermine Braunsteiner azotó hasta la muerte a cinco mujeres y a un niño. Cuando Kaufam le gritó que parara los ataques, la respuesta fueron 25 latigazos en la espalda.

Según los relatos de la época, la guardiana nazi se mostraba ante los prisioneros de los campos de concentración de una forma violenta, con soberbia y altivez.

De allí que su práctica más recurrente era infligir patadas a los internos hasta dejarlos inconscientes. Todo esto ante el silencio cómplice de sus compañeras guardianas.

No obstante, “La Yegua” mantuvo una rivalidad con María Man, denominada “La Bestia de Auschwitz”. En 1942, ambas guardianas desarrollaran una batalla para decidir cuál de las dos seguía con la supervisión de Ravensbrück. De esa guerra, Hermine Braunsteiner resultó relegada a auxiliar.

La Bola De Fuego

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

creado por: low-cost-web.com - Diseño Web