“La Bestia”, el suboficial nazi más temido del campo de exterminio Sobibor

 “La Bestia”, el suboficial nazi más temido del campo de exterminio Sobibor

Sobibor: campo de exterminio nazi en Polonia

Por Sofía Nederr.- Al austríaco Gustav Wagner, conocido como “La Bestia”, se le adjudica la muerte de más de 250.000 personas en el campo de exterminio nazi de Sobibor, en Polonia, entre 1942 y 1943. ​Fue un suboficial de la SS, una organización militar, policial, política, penitenciaria y de seguridad al servicio de Adolf Hitler y del Partido Nacional Socialista Obrero Alemán en la Alemania nazi.

Wagner entró al partido, en 1931, con el número de ficha 443.217. A la SS ingresó dos años después.

Su trabajo en el campo de exterminio en Polonia lo cumplió junto a Franz Stangl, con quien cultivó una amistad y del que se hizo lugarteniente.

“La Bestia” fue uno de los hombres más temidos del Sobibor nazi. Fue así como “los prisioneros intentaban no cruzarse en su camino, temiendo su crueldad, dado su papel en Sobibor, debería haber sido extraditado, es una vergüenza que no lo haya sido”, contó, en 2017, Chris Webb, autor de «El campo de exterminio de Sobibor».

Sin piedad

El mismo Wagner contó que no tenía sentimientos y que, de forma automática, hacía lo que consideraba un trabajo.

“Yo no tenía sentimientos. Esto sólo se convirtió en otro trabajo. Por la tarde nunca hablábamos de nuestro trabajo, sino que sólo bebíamos y jugábamos a las cartas”, reveló “La Bestia” en una entrevista a la BBC en 1979.

Gustav Wagner, conocido como “La Bestia”

Wagner fue descrito por los prisioneros “como una persona sádica de sangre fría”. El hombre fue el responsable de ejecutar las selecciones apenas llegaban los trenes al campo de Sobibor.

De acuerdo con el testimonio de los sobrevivientes de Sobibor, la fetidez en el campo de concentración era impresionante.  Los soldados les daban los restos humanos a los prisioneros.

Gustav Wagner fue identificado por la superviviente Esther Raab como el hombre que fusiló a un bebé en el regazo de su madre.

Como muchos otros, “La Bestia” huyó a Hispanoamérica. En su caso fue a Brasil, país que lo admitió como residente permanente el 12 de abril de 1950, y donde vivió con el seudónimo de Günther Mendel hasta su detención en mayo de  1978.

Antes de eso, Wagner fue condenado a muerte in absentia por los Juicios de Núremberg, pero huyó con Franz Stangl al país suramericano.

Brasil, que vivía una dictadura militar, negó la extradición del nazi gracias a las gestiones del entonces fiscal general de la República, Henrique Fonseca de Araújo. El funcionario fue designado para el cargo por el general Ernesto Geisel.

Cuatro veces se rechazó la extradición: Las peticiones de extradición de Israel, Austria y Polonia fueron rechazados por el Fiscal General de Brasil. La Corte Suprema de Brasil rechazó,  en junio de 1979, la solicitud de extradición de Alemania Occidental.

“La Bestia” se suicidó en octubre de 1980 en Sao Paulo. Wagner estaba bajo tratamiento psiquiátrico. Los ataques de depresión, la soledad y las pesadillas le atormentaron durante años.

La Bola De Fuego

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

creado por: low-cost-web.com - Diseño Web