Mujeres del éxodo venezolano encuentran en el oficio mas antiguo del mundo una alternativa para sobrevivir

 Mujeres del éxodo venezolano encuentran en el oficio mas antiguo del mundo una alternativa para sobrevivir

Por María L. Rodríguez.- La mujer venezolana se ha distinguido por su particular belleza, y muchas han aprovechado de esta ventaja para ejercer fuera del país el oficio de la prostitución, generando controversias y disputas con otras mujeres naturales de los países a donde llegan las criollas. Muchas de ellas tienen una formación y profesión académica en Venezuela, pero ante la crisis que les agobia deciden salir de su país a probar suerte y ante la falta de oportunidades y la necesidad “vender su cuerpo es una opción”.

Se conoce también de la captación de chicas por redes extranjeras que se aprovechan de la vulnerabilidad ante la situación país, ofreciéndoles ofertas de empleo engañosas y cuando llegan a los países de destino se encuentran con otra realidad, quedando a merced de estas mafias y redes de tratas de blancas. Como está sucediendo entre la Región Costera Oriental venezolana y las Islas de Trinidad y Tobago.

En Latinoamérica muchas venezolanas son estigmatizadas porque las que han llegado a ejercer como trabajadoras sexuales, damas de compañía, o modelos web Cam, no hacen una competencia equitativa con las locales, sino que debido a la necesidad de hacer para sus gastos y enviar a sus familias en Venezuela, aceptan recibir pagos irrisorios.

Cúcuta (Colombia) En la Avenida 7ma, al caer la noche se puede presenciar la cantidad de jóvenes venezolanas con edades entre los 19 y 27 años, que se dedican a este oficio, algunas trabajan directamente para el dueño del bar quien cobra un porcentaje por el uso de las instalaciones de su propiedad, otras deciden captar clientes en la calle o a través de sus celulares. Todas tienen en común, el ocultar ante sus familiares la realidad a la que están expuestas diariamente.

Boa Vista (Brasil) en esta localidad fronteriza con Venezuela, es muy común oír llamar a las venezolanas “Las 80 Reais” por ser al parecer este el monto que cobran a los clientes, se ha vuelto rutinario ver a jóvenes mujeres vendiendo café “las cafeceras” pero esta es solo una fachada para el verdadero oficio que ejercen, así como también es bien conocido que algunas dicen ir a trabajar como cajeras, pero en realidad ejercen la prostitución en sitios nocturnos.

Guayaquil (Ecuador) “El Gato”, “El Café rojo”, “La Junior”, “La Isla”, “El Tropezón”, “El Imperio”, son nombres de algunos de los bares, cabarets, prostíbulos o night clubs, donde trabajan venezolanas, que ante la falta de oportunidades en ese país tomaron la decisión de convertirse en Trabajadoras sexuales, cobran entre 10$ y 50$, de los cuales deben pagar un porcentaje a los dueños de los locales o en los hoteles donde realizan el encuentro. Muchas otras recurren a las calles para conseguir un cliente, y otras los encuentran usando la aplicación Tinder.

En Lima (Perú) según Panamericana.pe, en plena cuarentena, fueron detenidas seis mujeres venezolanas que ofrecían sus servicios sexuales en condiciones insalubres e incumpliendo el aislamiento social. La policía también detuvo a los presuntos promotores de este negocio, y un cliente del lugar. La Policía encontró que este negocio se publicitaba por medio de internet. La Diviac de Lima Norte se encuentra investigando la situación migratoria de estas mujeres.

La Bola De Fuego

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

creado por: low-cost-web.com - Diseño Web