Otto Skorzeny, el coronel favorito de Hitler que vivió y murió en España

 Otto Skorzeny, el coronel favorito de Hitler que vivió y murió en España

Otto Skorzeny y Adolf Hitler

Por Sofía Nederr.- El austríaco Otto Skorzeny estuvo al mando de la unidad Friedentahler durante la Segunda Guerra Mundial.

Nacido en 1908 en Viena, este especialista en operaciones especiales fue conocido por las fuerzas de Estados Unidos como “Caracortada” debido a las cicatrices que surcaban su rostro.

Otto Skorzeny fue un experimentado oficial en materia de sabotaje y espionaje. Proveniente de una familia de clase media, en la que era el menor de los hermanos, fue criado con valores nacionalistas. De profesión ingeniero, el hombre se inscribió en el Partido Nacionalsocialista, también conocido como el Partido Nazi.

A Skorzeny se le conoce como hombre de acción favorito de Hitler. Su registro en la historia se dio luego de liberar al premier italiano Benito Mussolini en la Operación Roble.

Pese a que la participación del hombre en la liberación de Mussolini, en 1943, es cuestionable para muchos, esta misión le aportó el adjetivo de “El hombre más peligroso de Europa” que le otorgaron los aliados.

La operación de rescate de Mussolini le fue asignada por Hitler. La historia registra que la extracción del dirigente italiano se hizo con el despliegue de comandos de paracaidistas alemanes y sin disparar un solo tiro.

Skorzeny “Fue un jefe enérgico, inteligente e imaginativo”, decían los subalternos.

Mussolini y Skorzeny rodeados de soldados alemanes e italianos

Pero, además, ganó laureles con sus misiones de comando infiltrado en busca de las líneas americanas en la Batalla de las Ardenas.

El 22 de octubre de 1944 Hitler convoca a Otto Skorzeny para la preparación de una ofensiva que llevaría a cabo en las Ardenas, una zona boscosa que comprende Bélgica y Luxemburgo, cuyo objetivo final era la captura del puerto de Amberes, lo que retrasaría notablemente la ofensiva en el Frente Occidental, dando tiempo a los alemanes para estabilizar el Frente Oriental.

Skorzeny y sus unidades debían traspasar las líneas enemigas disfrazados de militares británicos y estadounidenses, y sembrarían la confusión entre las tropas aliadas.

La unidad de Skorzeny contaba con unos 80 soldados que hablaban inglés fluidamente, así como 14 jeeps estadounidenses y 60 carros armados camuflados como tanques Sherman, también disponía de unos 3500 hombres que pasarían detrás de los soldados camuflados.

Dos mil cañones alemanes dispararon sobre el frente y se inició la ofensiva. Las tropas alemanas se abalanzaron sobre los sorprendidos estadounidenses, sin embargo, a pesar de cumplir sus objetivos iniciales las bajas fueron elevadas y el avance inicial se detuvo.

Los alemanes disfrazados fueron descubiertos y arrestados. Debido a que utilizaban el uniforme enemigo, se les acusó de espionaje y fueron fusilados inmediatamente, muriendo al menos unos 20.

A Skorzeny también le fueron encomendadas operaciones en Yugoslavia y Hungría. Fue así como, en mayo de 1944, se le ordenó capturar vivo o muerto al jefe de los partisanos yugoslavos, Josip Broz Tito. Aunque los alemanes derrotaron a los partisanos, Tito huyó durante el ataque.

En abril de 1945 Skorzeny, obedeciendo órdenes de Berlín, se dirigió al llamado «Reducto Alpino» (gigantesco reducto dotado de fábricas, almacenes de munición, todo ello bajo tierra)  entre Austria y Alemania donde debería organizar la defensa del último baluarte nacionalsocialista. Desilusionado, Skorzeny descubrió que el Reducto Alpino nunca había sido construido, por lo que se entregó al ejército estadounidense el 8 de mayo de 1945.

“Después de estar dos años en Alemania, encontré en España, un país caballeroso y la posibilidad de ejercer mi carrera de ingeniero”, narró en sus memorias.

El antiguo jefe de la unidad Friedentahler murió, en 1975, en España.

La Bola De Fuego

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

creado por: low-cost-web.com - Diseño Web